Entra con tus redes sociales

  

O entra con tu cuenta M3

Cómo cuidar y limpiar los cubiertos

| Editorial Metroscubicos

En una cena con los amigos, una velada familiar o una noche romántica con tu pareja, no puede faltar la mejor cubertería que haya en casa. Pero hasta la mesa mejor vestida puede verse opacada cuando la cubertería tiene marcas características del paso del tiempo, afortunadamente siempre hay trucos de limpieza y conservación para esos incómodos detalles.

Cuando pongas la mesa para ese momento especial, prepara un paño suave (preferentemente de algodón blanco) y una mezcla con dos partes de alcohol medicinal con una de agua. Humedece el paño en el líquido y repasa uno a uno los cubiertos para limpiarlos, desinfectarlos y retirar las marcas de agua o del paso del tiempo. Si puedes, utiliza guantes de tela para realizar esta labor, a modo de no dejar huellas.

Si los cubiertos ya tienen mucho tiempo y hay leves manchas que se asemejan al óxido, seguramente se trata de un depósito de suciedad, pues la cubertería (en particular la delicada) es inoxidable. Para eliminar esta suciedad de manera natural, antes de higienizar con el alcohol repasa con un paño suave embebido en aceite de cocina o bien rocía los cubiertos con aceite vegetal en aerosol y luego lava con detergente y agua caliente. Finalmente, seca y repasa con el alcohol.

Cómo limpiar y guardar los cubiertos después de usarlos

Luego de utilizar los cubiertos, remójalos en agua caliente y lava con detergente y agua cálida. Seca con un paño suave todos los resquicios para evitar rayas y manchas. Luego envuelve en una gasa o paño suave y lleva dentro de una bolsa plástica de cierre hermético, así evitarás que se ensucien de polvo y que reciban la humedad de ambiente.

Si el lugar donde los guardas es muy húmedo, puedes poner en práctica un simple truco: dentro de la bolsa de plástico coloca un trocito de tiza escolar o algunos granos de arroz. Estos elementos absorben la humedad, evitan los malos olores y mantendrán tus cubiertos impecables.

Para evitar el roce de los cubiertos entre sí mientras están guardados, amontónalos uno sobre otro los que sean del mismo tipo (cucharas con cucharas, tenedores con tenedores, etcétera) y ajústalos con una bandita elástica antes de envolver en el paño.

Por último, recuerda el truco más importante: la vajilla y la cubertería más hermosas se convierten en un desperdicio cuando las dejamos dentro de un cajón. Usa tu vajilla fina cada vez que puedas, disfrútala, compártela, así sea para servir galletas o queso, son pequeños detalles que te harán sentir muy bien.

Comparte ésta liga: http://www.metroscubicos.com/shrt/4iczvEDU
"Las opiniones expresadas en los artículos y comentarios son responsabilidad de sus autores."
"Metros Cúbicos respeta la pluralidad de ideas y comentarios, en tanto no sean discriminatorios o lesivos a la identidad, raza, condición o dignidad de las personas."

Notas Relacionadas

Tips para preparar una cena romántica en casa

Te decimos cómo preparar y ambientar fácil un momento íntimo para disfrutar con tu pareja o familia sin gastar demasiado

50 sencillos consejos para tu casa

En ocasiones en la casa hay situaciones que debes solucionar al momento, para ello te presentamos estos útiles trucos.

25 trucos para limpiar el hogar

La limpieza es la mejor forma de cuidar el hogar y la salud de la familia, además es la imagen de la casa que habitamos.

 
Arrastrame Arrastra esta imagen a tu Barra de Tareas para agregar este sitio ó da click aquí para agregar al menu de Inicio Cerrar