Entra con tus redes sociales

  

O entra con tu cuenta M3

Mitos y realidades de las secadoras de ropa

Editorial Metros Cúbicos

  • Mitos y realidades de las secadoras de ropa
  • Mitos y realidades de las secadoras de ropa

    Fotografía: Mabe

|

Si pensabas que tener secadora es un gasto enorme o definitivamente no te convence su fama, toma en cuenta esta información porque más allá de los mitos, podría ofrecer beneficios a tu calidad de vida y a tu bolsillo.

Maltratan la ropa: la exposición de la ropa a los rayos UV daña el tejido y su color original. Antes se pensaba que el sol ayudaba a que los blancos quedaran más blancos, lo cual es falso, ya que esas prendas suelen tomar un tono amarillento en el secado tradicional.

Consumen mayor electricidad: en realidad, utilizan un menor porcentaje al que se necesita para planchar y desarrugar una carga de ropa. El gasto total de electricidad dependerá del número de cargas que realices al día o a la semana. Además, gracias a los ciclos automáticos y sensores de humedad de algunas secadoras, podrás ahorrar energía.

Consumen demasiado gas: el consumo de gas promedio en una secadora -considerando 3 cargas semanales- es de 10 litros cada seis meses, lo cual se traduce a menos de $150 pesos de gas al año (tomando en cuenta el costo del litro de gas de febrero de 2013).

Ventajas de la secadora

  • No se necesitan utensilios adicionales para el proceso de secado (lazos, pinzas,ganchos)
  • Ofrece el máximo cuidado a tus prendas, las protege de la decoloración y el desgaste
  • Ahorrarás hasta un 75% de tiempo en comparación con el secado tradicional
  • El proceso de secado no dependerá de las condiciones ambientales que, además, alteran el estado de la prenda en cuanto a aroma, suavidad, color y gérmenes
  • Podrás secar prendas voluminosas sin ningún problema
  • Disminuye las arrugas en la ropa, facilita e incluso evita el planchado de la misma
  • El aroma del suavizante permanece en las prendas
  • Te ayuda a proteger la salud de tu familia eliminando a los ácaros que pueden desencadenar enfermedades respiratorias ya que el proceso de secado alcanza temperaturas de más de 70°C.

¿Cómo funciona?

La cantidad de energía eléctrica que necesita una secadora para funcionar es mínima ya que sólo se utiliza para que el motor haga girar el tambor del aparato lo que se traduce a un máximo de 139 kWh por año (1 kWh equivale al consumo de 1 foco de 100w durante 10 horas y su costo va de los $2.50 a los $3.75, según las variables de la CFE).

La duración del ciclo de secado dependerá de la humedad de las prendas, no del volumen o peso de las prendas. Es importante que se usen los ciclos adecuados. Si se utiliza el ciclo por temporizador, siempre será el tiempo que el usuario elija pero en el caso de los modelos de secadoras que cuentan con sensores de humedad, el tiempo en los ciclos automáticos estará determinado por la humedad que detectan.

Por ejemplo, si requieres secar los tenis de tus hijos, hay un rack especial para esto y en el manual encontrarás qué ciclo debes utilizar para este propósito. Algunas secadoras también cuentan con ciclos adecuados para otros objetos como muñecos de peluche o almohadas.

La vida útil de una secadora es de 10 años. Esto no significa que dejará de funcionar después de una década de uso pero su rendimiento puede ser menor o puede ser que comience a consumir más energía.

No olvides usar tu secadora según las indicaciones del manual, también te sugerimos tomar en cuenta estas recomendaciones: no la utilices para telas con plásticos (como baberos), algodón virgen, lino, lana o prendas con aplicaciones de goma o rellenos de espuma, ya que pueden dañarse debido a las altas temperaturas que alcanza el aparato. Hay prendas que pueden encogerse, picarse o quemarse por su tipo de tela.

Consejos para el buen uso de la secadora

Utiliza siempre el ciclo de secado indicado para la tela de tu ropa. De preferencia, usa los ciclos automáticos ya que trabajan con la temperatura y tiempo exactos para cada material de las prendas gracias al sensor de humedad. A continuación te mostramos los más recurrentes:

  • Algodón – Temperatura alta: Ropa de algodón, toallas, jeans, ropa de cama.
  • Planchado permanente – Temperatura media: Camisas, pantalones de vestir, telas sintéticas.
  • Delicados – Temperatura baja: Prendas delicadas, lycra, ropa stretch y todas aquellas cuya etiqueta indique “secado con giro lento”.
  • Lana/Tejidos – Sin calor: Almohadas, vestidos, pantuflas, peluches y tenis.

Lee siempre las indicaciones de las etiquetas de tu ropa antes de lavarla/secarla para evitar daños en los tejidos.

De ser necesario, separa la ropa según su material para secarla. 

Antes de que metas tu ropa en la secadora, limpia el filtro atrapa pelusa para evitar que ésta se pegue en tu ropa.

En cuanto el ciclo de secado haya finalizado, saca de inmediato la ropa para que no se arrugue.

Agradecemos a Mabe la información proporcionada.

Comparte ésta liga: http://www.metroscubicos.com/shrt/0deLyi
"Las opiniones expresadas en los artículos y comentarios son responsabilidad de sus autores."
"Metros Cúbicos respeta la pluralidad de ideas y comentarios, en tanto no sean discriminatorios o lesivos a la identidad, raza, condición o dignidad de las personas."

Notas Relacionadas

12 consejos para ahorrar agua con tu lavadora

El 40% del agua usada en México proviene de la que se utiliza en la lavadora. Sigue estos tips y ahorra a lo grande

Los símbolos en las etiquetas de la ropa

¿Sabes qué significan y por qué es importante revisarlas? Aquí te decimos su significado.

10 tips para planchar la ropa fácilmente

Deja de rehuirle al cerro de ropa para planchar, conoce unos sencillos consejos con los que la tarea será más sencilla.

 
Arrastrame Arrastra esta imagen a tu Barra de Tareas para agregar este sitio ó da click aquí para agregar al menu de Inicio Cerrar