Entra con tus redes sociales

O entra con tu cuenta M3

Tips para elegir ropa de cama

Santiago Guzmán Montaño

|

Descansar adecuadamente es esencial para reponer la energía que consumimos cada día. Para ello es importante dormir de manera cómoda y relajada, aspecto donde influye sobremanera el ambiente, el colchón y por supuesto la ropa con la que vestimos la cama.

De ahí la importancia de acondicionar nuestra cama para poder lograr un sueño reparador. En la manera de lo posible debe impera el uso de tejidos frescos y ligeros. La tela más recomendada es la de algodón, por tener una textura ligera y suave al tacto. La ropa de cama no es sólo meramente funcional sino que también es un excelente recurso para decorar y dar vida a nuestra habitación.

En ese sentido es ideal combinar las cualidades estéticas y ornamentales con aquellas relacionadas al placer de descansar en una cama cómoda, suave y bien arreglada. Actualmente hay muchos ejemplos de textiles elegantes que darán vida al principal elemento de nuestra recámara: la cama.

Dentro de la ropa de cama destacan tejidos como las fundas (de cojines, almohadas y colchones), cobertores, colchas y edredones, pero sin duda las máximas estrellas son las sabanas.

Sorpresivamente originales pueden ser las piezas que te ayuden a crear ambientes totalmente acordes a tu gusto, exclusivos y delicados.

Las sábanas representan el símbolo del sueño placentero, para este verano lo mejor es que su composición sea en 100% algodón, suaves al tacto, con bordados tersos y colores claros, sin descartar los motivos florales o los tonos azules o rojos para la cama de las recámaras juveniles.

La colección de algunas firmas está dirigida a los colores luminosos y vivos: verde, turquesa, naranja, rojo. Con siluetas y flores, se propone una nueva forma de vestir la cama.

Entre todas las colecciones encontraremos juegos de tres piezas decorados con coloridos temas y texturas suaves. Una vez más las firmas coinciden en esta tendencia y buscan lograr la mayor calidad en sus productos.

Atrás quedaron esas lisas y tediosas sábanas blancas. Es adecuado combinar texturas y colores para evitar caer en la monotonía. En la actualidad existen novedosas texturas que aportan elegancia. Si prefieres los clásicos, el lino y el algodón son tejidos que proporcionarán comodidad y frescura.

Aunque en gustos se rompen géneros, se recomienda usar colores cálidos y planos, tonos lisos y suaves que abriguen a través de la percepción visual.

Cómo elegir las sábanas adecuadas

 

Las sábanas se fabrican con diferentes tipos de telas. A menudo consisten en una mezcla de algodón con poliéster o 100% algodón. La primera es menos propensa a las arrugas y su precio es más moderado. Las segundas generalmente son más cómodas, pero tienden a arrugarse con facilidad.

Considera el Urdimbre del hilo. Se trata del número de hebras por pulgada cuadrada de tela. Mientras mayor sea este número, más suave será la sábana. Los expertos recomiendan que una urdimbre de al menos 200 o más hebras, para una mayor comodidad.

Considera el color, diseño, precio y facilidad en el cuidado son algunos factores que se deben tener presente a la hora de elegir las sábanas. De igual forma, el tipo de sábana que escojas dependerá de tus necesidades.

Un criterio práctico. Para quien dispone de poco tiempo, las sábanas de 180 hilos son ideales, pues al ser un producto elaborado con 50% de poliéster y 50% de algodón, es una tela que dura muchísimo y es fácil de secar y planchar.

Estas sábanas son una opción excelente para usar en las habitaciones de los niños y jóvenes. Claro que esto no impide que todavía muchas personas prefieran los productos 100% algodón, cuya sensación al tacto es de permanente frescura, no generan pelusas y están libres de estática.

Los edredones

En los últimos años ha crecido el uso de los edredones estilo nórdico, una propuesta que ofrece diversas ventajas frente a los convencionales. Estos modelos suelen ser más ligeros, permiten una gran versatilidad al ofrecer la posibilidad de colocarles fundas y son más resistentes.

Entre sus características destaca sobre todo el relleno. Este tipo de edredones pueden ser de fibra o acrílicos, que son transpirables y antialérgicos, además de que puedes lavarlos en la lavadora.

Otra característica es el gramaje, los edredones nórdicos se adaptan a las necesidades de las personas en función del relleno que tengan.

Los edredones sintéticos suelen tener relleno de poliéster convencional o de alta calidad (fibra hueca siliconada), más transpirable y con un tacto que imita a los de plumón. Su tejido exterior es de algodón o de mezcla. Y como pueden lavarse en casa son ideales para los niños.

Para mantener en buen estado los edredones, ahueca y sacude a diario los edredones de relleno natural para que esté suelto y mullido. Para lavarlos llévalos a la tintorería y guárdalos en bolsas de tela: así no atraparán olores.

Los edredones sintéticos puedes lavarlos en la lavadora, si son demasiado grandes hazlo mejor en una tina con agua templada y jabón neutro. No retuerzas y deja escurrir bien antes de tender para que no se deformen. Airéalos siempre antes de guardarlos.

Muchos fabricantes de edredones nórdicos recomiendan que se laven sólo cada año, aunque deben ser ventilados ocasionalmente.

Los cobertores

Respecto de los cobertores, los de lana son más ligeros y transpiran mejor que los sintéticos, pero suelen ser más delicados y se aconseja llevarlos a la tintorería. Los sintéticos son más económicos y pueden lavarse en lavadora.

Las diversas tiendas departamentales cuentan con una amplia gama de opciones para todo tamaño de cama. Existen diversas texturas, varios colores y estilos.

Almohadas

Es importante el tipo de almohada que elijas ya que la utilizarás durante varias horas por la noche. Antes de comprar piensa en tu salud y confort, para ello existe una gran variedad de estilos: antialérgicas, tratadas con teflón, anti ácaros, resortes independientes, pluma de ganso, ortopédicas, con magnetos y sonidos relajantes, cervicales y de viaje.

Cómo eliminar el mal olor de la ropa de cama

El mal olor que muchas veces desprende nuestra ropa de cama puede deberse a diversas causas, pero es sencillo combatirlo.

Una de las causas más frecuentes es que la ropa de cama no se haya secado bien y que, incluso, la hayamos guardado algo húmeda, por lo que debes asegurarte de utilizar suavizante durante el lavado y secar las sábanas al sol o al menos al aire libre.

Otra causa frecuente que puede derivar en mal olor en la cama puede ser la proximidad de la cocina, las mascotas o incluso un fuerte olor corporal. Aquí serán unos buenos aliados tanto el bicarbonato de sodio como las hierbas aromáticas (lavanda, romero, espliego, menta), que puedes dejar actuar por el día y retirar antes de dormir.

Comparte ésta liga: http://www.metroscubicos.com/shrt/0zvSuK
"Las opiniones expresadas en los artículos y comentarios son responsabilidad de sus autores."
"Metros Cúbicos respeta la pluralidad de ideas y comentarios, en tanto no sean discriminatorios o lesivos a la identidad, raza, condición o dignidad de las personas."

Notas Relacionadas

Lleva las estrellas a tu recámara

Un nuevo concepto en decoración es disfrutar de una noche estrellada, igual que en un bosque, pero acostado en tu cama.

Tips para el cuidado de las sábanas

Una cómoda cama con sábanas suaves y limpias es un gran placer, de ahí la importancia de mantenerlas en buen estado.

Consejos para elegir un buen colchón

Un tercio de nuestra vida transcurre en la cama. El colchon debe cambiarse cada 10 años.

 
Arrastrame Arrastra esta imagen a tu Barra de Tareas para agregar este sitio ó da click aquí para agregar al menu de Inicio Cerrar