Entra con tus redes sociales

O entra con tu cuenta M3

Remedios contra las plagas del jardín

César Iván Martínez

|

Para evitar que las plagas acaben con el jardín, en muchas ocasiones es necesario utilizar pesticidas e insecticidas pero el uso de estos químicos comúnmente es contraproducente, tanto por sus efectos secundarios en el jardín y en la salud de las personas, como por su contribución a fortalecer a ciertos bichos que vuelven con más "apetito".

Una opción barata y natural de acabar con estos molestos inquilinos de tu jardín es recurrir a los remedios tradicionales, que son menos nocivos para tu familia y para el equilibro natural del jardín.

Por ejemplo, algunas plantas como la salvia, la albahaca o la manzanilla, permiten alejar las plagas de un modo natural. Cultivar estas plantas cerca del jardín ayudará a mantener lejos a ciertos bichitos, aunque no son la panacea contra ellos. Lo mismo pasa con las cebollas y los ajos que neutralizan relativamente las plagas.

Veamos algunas de las plagas más comunes y la forma de combatirlas en tu jardín:

Contra los pulgones

Los pulgones son insectos habituales en las plantas pero mucho menos resistentes que otro tipo de plagas. Para deshacerse de ellos, es suficiente un chorro de agua con jabón, verás como caen al suelo. Es difícil que sean capaces de volver a la planta. Cuando la plaga es preocupante, recurre a remedios más drásticos. Debes evitar las fumigaciones de productos químicos porque también acaban con las mariquitas, insecticidas naturales que se alimentan de los pulgones de las plantas.

Rociando con algún insecticida (Derris o Pelitre) que puedes comprar en tiendas de jardinería y viveros, podrás eliminar las plagas de pulgones. Aún así, existen plantas de las que no se alimentan estos insectos, por ejemplo, los crisantemos, el anís, el cilantro o las caléndulas. Puedes cocer las hojas de estas especies vegetales y elaborar venenos naturales.

Orugas y gorgojos

Para acabar con plagas de orugas y gorgojos existe una solución a base de tabaco que es muy útil. Hierve agua con tabaco puro o con colillas y rocía con el líquido colado a la planta. Obtendrás un veneno muy fuerte que no se puede verter directamente sobre la planta porque también mata a otros insectos beneficiosos. Su capacidad tóxica exige máxima higiene y lavarse las manos tras finalizar el trabajo. Por su parte, la mosca de la zanahoria suele desaparecer si siembras alrededor de la plantación algunos arbustos de romero.

Contra las avispas y babosas

Los remedios tradicionales para evitar que las avispas devoren tus plantas son eficaces si la plaga no es muy grande. Lo más sencillo es colocar tarros llenos de líquido dulce, por ejemplo, azúcar o miel para que las atraiga y queden atrapadas.

Para acabar con las babosas puedes recurrir a platos con azúcar que, hundidos en la tierra, sirven como cebos para capturarlas y después matarlas (el problema es que es necesario poner muchas trampas para que sea efectivo). La ceniza seca y el tomillo son otros aliados naturales contra estos invertebrados. La ceniza de madera también aleja a los caracoles.

Adiós a las hormigas

Quien ha padecido una invasión de hormigas en el hogar sabe que son terriblemente molestas y que, una vez que se han instalado, es complicado combatirlas. La mejor manera de acabar con las hormigas es eliminar las fuentes de agua y de comida. Cualquier alimento que dejes sobre el piso seguro será visitado por estos insectos.

Los insecticidas pueden ser útiles para controlarlas. La principal función de estos productos es disminuir el número de hormigas del jardín, establecer barreras alrededor del hogar e incorporarlos en un cebo para así acabar con la colonia completa.

También existen remedios caseros fáciles de utilizar y muy efectivos. Puedes fabricar trampas pegajosas impregnando un cartón con resina o vaselina. Colócalas a modo de barrera en los senderos de las hormigas hacia la zona donde las quieras expulsar.

Si quieres evitar que las hormigas suban por una planta prueba colocando alrededor del tronco un embudo de papel de aluminio con la parte ancha hacia arriba, las hormigas se pierden en el intento de atravesarlo.

Rociando las entradas de los hormigueros con agua jabonosa y detergentes biodegradables acabarás con gran parte de ellas. También puedes fabricar trampas a base de jabón y queroseno. Hay que realizar una emulsión diluyendo 25 gramos de jabón en un litro de agua y añadiendo 50 centímetros cúbicos de queroseno. El producto obtenido se pulveriza sobre las plantas para mantener alejadas las hormigas.

Otra opción para prevenir que las hormigas invadan tu jardín es distribuyendo varias bolas de algodón con aceite de menta o mezclarlo en una botella de aerosol con agua y aplicarlo donde sea necesario. La sémola de maíz esparcida en el jardín también es una manera eficaz de acabar con las hormigas.

Contra los ácaros

El suero de leche es un método excelente para acabar con los ácaros, insectos pequeñísimos, rojizos, que apenas puedes ver a simple vista pero que pueden causar un daño enorme a las plantas, causando follaje amarillo y puntas torcidas en las hojas.

Para la fórmula necesitarás media taza de suero de leche, cuatro tazas de harina de trigo y cinco galones de agua. Mezcla los ingredientes. Luego filtra a través de una gasa. Rocíalo sobre las plantas enfermas y acabará con todos los ácaros y sus huevecillos.

Acaba con los mosquitos

Cuántas veces hemos deseado sentarnos en el jardín para descansar y tomar un poco de aire fresco y esta agradable situación se ve interrumpida por la presencia de algunos invitados no deseables como los mosquitos.

Los mosquitos no solo molestan sino que perjudican la salud por su gran capacidad para propagar enfermedades. Además, se alimentan del néctar de las flores y dejan hecho un desastre el jardín que tanto te cuesta cuidar. Por ello, es necesario deshacernos de ellos. Una forma fácil para evitarlos es tener un pájaro en casa. Ellos se alimentan de mosquitos, por lo que la población en el jardín se verá considerablemente reducida.

Otra alternativa es eliminar cualquier lugar donde pueda estancarse el agua, ya que ésta los atrae. Si no puedes eliminar el agua estancada porque tienes una fuente, le puedes agregar peces o ranas. Estos animales se alimentan de mosquitos, su eliminación será sumamente natural.

Cultivar caléndulas también puede ayudar, ya que estas flores desprenden un olor antimosquitos. También puedes utilizar un spray de ajo, los mosquitos no soportan su olor. Esta última alternativa tal vez no los elimine pero seguro que los mantendrá alejados.

Contra los ciempiés

Puedes eliminarlos con latas llenas de cáscaras de fruta o de papas. Entiérralas en la tierra, atraerán a estos pequeños animales y a los pocos días podrás desenterrar las latas y llenarlas de agua para acabar con los ciempiés. Los cultivos de menta pueden también son muy efectivos.

Protege los árboles frutales

Sin duda los árboles frutales son atractivas víctimas para algunas plagas que se alimentan no solo de la fruta, sino de las flores, la savia y las hojas. Para evitar atraerlos, debes quitar de alrededor de los árboles los restos de la poda y retirar la fruta que caiga. Los residuos orgánicos son atractivos para todo tipo de insectos.

Puedes fumigar con productos químicos, existen algunas fórmulas naturales muy efectivas, la más conocida es la de las cintas de grasa. Con un poco de cinta aislante o celofán rodeas el árbol y untas la tira con grasa. Gracias a esta sustancia los insectos que intenten subir a alimentarse de la fruta quedarán adheridos a la grasa.

Pero no todos los insectos llegan al árbol trepando por el tronco. Para acabar con los que tienen alas y con otros que dejan sus huevos en la corteza (cochinillas, arañas rojas o chinches) puedes elaborar un veneno para fumigar las hojas y tronco. Hierve aceite con jabón y dilúyelo en agua: el resultado es una solución que se debe aplicar inmediatamente en el árbol.

Alcohol, eficaz fungicida

El alcohol isopropiíico es excelente para curar plantas infestadas con ácaros rojos, pulgones, babosas y moscas blancas. Eliminarás fácilmente estas plagas después de unas pocas aplicaciones de alcohol con bolas de algodón sobre las áreas afectadas. El alcohol isopropilico es un producto obligatorio para del jardín.

Cómo preparar un insecticida natural

Licúa cuatro cebollas, dos dientes de ajo, dos cucharadas de pimienta roja y un cuarto de agua. Agrega dos galones de agua con dos cucharadas de jabón en polvo para lavar ropa y revuelve todo. Colócalo en una botella con atomizador y úsalo en tus plantas para mantenerlas libres de insectos.

Comparte ésta liga: http://www.metroscubicos.com/shrt/0zvSup
"Las opiniones expresadas en los artículos y comentarios son responsabilidad de sus autores."
"Metros Cúbicos respeta la pluralidad de ideas y comentarios, en tanto no sean discriminatorios o lesivos a la identidad, raza, condición o dignidad de las personas."

Notas Relacionadas

Cómo crear un jardín en tu departamento

Por pequeño que sea tu depa, también puedes contar con un área verde que requiere de un mantenimiento muy sencillo.

Las 15 mejores plantas para tu casa

Te presentamos esta lista con las plantas más bonitas y fáciles de cuidar. Toma nota.

Trucos caseros para tener un jardín sano

Conoce algunos de los viejos trucos que podrán ayudarte a tener un jardín siempre sano, libre de insectos y plagas.

 
Arrastrame Arrastra esta imagen a tu Barra de Tareas para agregar este sitio ó da click aquí para agregar al menu de Inicio Cerrar