Organiza tu casa según el Feng Shui

Santiago Guzmán Montaño

|

El Feng Shui nos dice que en la vida hay dos energías opuestas y complementarias: el Yin y el Yang, que trabajan en base a los cinco elementos de la naturaleza: madera, fuego, tierra, metal y agua. Por ello, para que crear una adecuada armonía en nuestro medio es necesario considerar algunos preceptos en la organización, veamos cómo aplica esto en el hogar.

Según la tradición oriental, en el hogar el Feng Shui es un generador de armonía, por lo cual los 5 elementos siempre deben estar presentes e integrados. Los elementos son:

Madera: Este elemento favorece la intuición, la flexibilidad, la creatividad y la expansión, para que estas características predominen es necesario encontrarlo en los muebles, paneles, accesorios, también en las plantas y flores (ya sean naturales, artificiales o secas), en la tapicería, en el papel tapiz, en las cortinas, en la ropa, etcétera. No es adecuado excederse en la presencia de este elemento, ya que disminuye la capacidad de tomar decisiones, desarrollar nuevas ideas o la empatía hacia los demás.

Metal: Este elemento ayuda en el hogar, pues mantiene la creatividad y las relaciones con los hijos. También genera reflexión, tranquilidad, relax y éxito financiero y en los negocios. El metal se puede encontrar en accesorios que contengan: acero, cobre, latón, oro, plata, aluminio y hierro.

Fuego: Para que este elemento esté presente en nuestro hogar pueden manejarse colores como el anaranjado, morado, rojo, rosado y amarillo fuerte. El fuego activa las cualidades de liderazgo y enciende las sanas relaciones emocionales entre las personas. También representa la energía y la pasión.

Tierra: Este elemento potencia la fuerza física, la sensualidad, el orden, la estabilidad y el sentido práctico. Para que las casas tengan presente este elemento es necesario colocar accesorios cerámicos como ladrillos, adobe, tejas, cerámicos y objetos de arcilla.

Agua: Los colores son todos los tonos oscuros como gris carbón, los negros, y los azules. Este elemento sirve en la decoración para facilitar la inspiración, la relajación, la espiritualidad, la capacidad de fluir, la emoción y la sabiduría, la cual se ubica en la zona sur del hogar.

El efecto Feng Shui

En el Universo hay materia y energía. Aunque no podamos verla ni palparla, la energía nos rodea y modifica los acontecimientos de la vida diaria. Y justamente el Feng Shui es una técnica para canalizarla y tomar su mejor provecho. Para ello hay algunos sencillos trucos de este arte que podemos implementar en el hogar, antes de consultar a un experto para profundizar en el tema.

Por ejemplo, el Feng Shui aconseja un ambiente liviano que permita la libre circulación de la energía por todo el hogar.

Hay elementos decorativos sobre los que debemos prestar atención. Los espejos, por ejemplo, logran desviar y redirigir las energías. Por ello no debe haber espejos en las habitaciones para permitir un mejor descanso. De igual modo, recomienda no instalar aparatos electrónicos en la recámara y pintarla con tonos suaves.

El buen estado de los objetos es un imán para la buena fortuna. El Feng Shui recomienda mantener la estructura de todos los artículos y siempre en buenas condiciones: remendar roturas, reparar cañerías o filtraciones, cambiar la pintura periódicamente y arreglar todo aquello que lo requiera. También debes mantener el acceso al hogar despejado y bien iluminado para invitar a la armonía interior.

Igualmente, esta tradición milenario recomienda vivir nuestra casa a plenitud. Utiliza todos los ambientes, toda la vajilla, exhibe todos tus cuadros: el hogar y los objetos son para vivirlos y disfrutarlos. Si los tienes guardados no sólo no lucen, sino que ocupan el lugar que podrías darle a cosas que puedas disfrutar más y mejor en familia.

El Feng Shui equilibra la energía de quienes habitan el hogar con los campos naturales para vivir en armonía. Nos habla de vivir en un lugar confortable y simple, donde no abunden los elementos inutilizables; del espacio aireado, limpio y luminoso, de la necesaria presencia del agua, de las plantas, del sol y otros principios que hacen al correcto fluir de la energía.

Veamos cuáles son las reglas del Feng Shui para aplicar en algunos espacios del hogar y cómo ponerlos en práctica sin necesidad de grandes reformas.

Entrada principal

El frente de la casa tiene suma importancia para el Feng Shui. Es ideal que la puerta de entrada esté enfocada hacia al Sur. Si la casa ya está construida, puedes colocar una brújula cercana a la puerta dirigida a esa dirección.

Son perfectas las puertas de madera, las plantas cercanas a ese espacio y las campanillas. Deberás velar porque el área frente a la puerta esté siempre despejada y limpia.

En la sala

En el Feng Shui, los ambientes del hogar poseen capacidades diversas. La sala es una zona activa e importante, por lo que si quieres exhibir objetos de valor puedes hacerlo en este espacio.Al igual que el resto de la casa, se debe despojar de los elementos que no se utilizan. Por regla general nunca una habitación debe tener más de la mitad de su espacio cubierto por muebles u objetos.

La recámara principal

El Feng Shui recomienda que la cama se ubique sobre la pared Nordeste, sin tocar la pared. Debes observar las vigas del techo, proyectarlas con la imaginación hacia abajo y cuidar que no quede ninguna de ellas entre los cónyuges. Debe haber objetos por pares, un espejo (en lo posible redondo y ubicado en la entrada) y colores yin y yang combinados. Un buen descanso y un sueño tranquilo nos permitirán desconectarnos de las perturbaciones que podamos tener, para conseguirlo debemos considerar algunas reglas:

El mejor lugar para la recámara es el más tranquilo de la casa, por eso se recomienda que se ubique en el parte trasera, lejos del ruido de la calle, pero en algunas ocasiones es imposible esto, pero podemos compensar la mala ubicación con una buenaambientación en las cual fluya la energía positiva.

• En lo posible evitar que la recámara cuente con dos puertas, ya que de esta forma la energía entraría por una y saldría por la otra.
• El mejor techo para una habitación es el plano, sin saliente ni vigas que lo atraviesen. Una solución sencilla a esto es colocar un falso techo.
• Al ubicar la cama debemos evitar que esté directamente frente a la puerta o debajo de una ventana, ya que la energía iría directamente a nuestro cuerpo y podría ocasionarnos pesadillas o sueños intranquilos.
• La cabecera debe apoyarse en una pared sólida, es preferible una cabecera de madera o de cualquier otro material, menos metal.
• Los espejos son elementos que tienden a rebotar la energía, por lo que no se recomiendan tenerlos dentro de la habitación colocados en la pared. El lugar para los espejos es dentro del clóset.
• Los colores ideales son el beige, blanco, hueso, caqui o algunos tonos suaves derivados del rojo.
• Para crear un ambiente relajado, lo mejor es utilizar lámparas de mesa con iluminación bien suave.
• Debemos tener siempre la puerta del baño cerrada.
• Las plantas son una buena idea a la hora de oxigenar el ambiente, además que nos defienden de las malas energías. Pero tampoco exagerar, no debe haber más plantas que habitantes en el cuarto.

La cocina

En la cocina hay dos elementos importantes para el Feng Shui: el fuego y el agua, los cuales transformarán las materias primas en alimentos elaborados. El fuego está representado por el horno y las hornillas de la estufa, mientras que el agua por las llaves y el fregadero. También podemos encontrar el suelo representado por los cerámicos y mármoles, el metal en las ollas y demás utensilios, y la madera representada por las hierbas aromáticas y cuya presencia es realmente positiva.

Para armonizar los elementos fuego y agua en la cocina, el Feng Shui nos da algunos consejos. Por ejemplo, nos dice que ni el horno ni las hornillas deben estar enfrentados al refrigerador o al fregadero. Tampoco se deben encontrar debajo de una ventana, ni en un rincón, porque ambas situaciones nos hacen débiles ante las energías negativas.

Para lograr un buen Feng Shui en la cocina es bueno que el refrigerador contenga siempre con una gran variedad de alimentos. También son benéficas las mesas para el desayuno, ya que son un punto focal de interés y son ideales para llevar a cabo una separación entre la lavadora, el refrigerador y el fregadero, por un lado, y el horno y las hornillas por el otro.

Como en la cocina se encuentran presentes el agua y el fuego, es necesario evitar el exceso de los mismos, por lo que el color rojo (del fuego) y el azul (agua) deben usarse con moderación dentro de este ambiente. En cambio, los amarillos, los colores naturales o los tonos verdes, son colores mucho mas apropiados para la cocina.

El lugar que la cocina tiene dentro del plano de la casa es de mucha importancia. Debe estar cerca de la puerta principal, pero no debe verse desde allí. También es inconveniente que la puerta de la cocina esté al lado o enfrentada a la puerta del baño. La solución más simple para este problema es mantener las puertas siempre cerradas, sobre todo la del baño. Si podemos colocar una planta en el medio, mejor.

El Feng Shui dice que quien cocina nunca debe trabajar de espalda a la puerta, que no debe haber una ventana frente a la cocina, y si el comedor y la cocina se encuentran dentro del mismo ambiente, deben separarse al menos virtualmente, es decir, por plantas, una mesa o con la iluminación. Por ejemplo, en el momento de la comida se puede iluminar la zona del comedor y apagar la de la cocina y viceversa. Igualmente, el Feng Shui aconseja no tener ollas o sartenes colgados en la pared.

El baño

El Feng Shui dice que el baño es un lugar de gran fuga energética debido a la cantidad de agua y a lo frío de los elementos que lo componen (azulejos, instalación, etcétera). Por eso, lo fundamental es crear un ambiente libre de la sensación de humedad y lleno de calidez y luz.

Según la tradición china, el baño debería encontrarse siempre fuera del hogar y ninguna cañería de la casa estar conectada al mismo. Pero esa milenaria tradición no se adapta a los tiempos actuales. Sería algo ilógico renunciar a la calidad de vida que hemos logrado a través de los años, por lo que simplemente esto se vería solucionado encontrando un equilibrio que nos permita la armonía de este ambiente dentro del hogar.

Para evitar la humedad, lo mejor es ventilar el ambiente todos los días y si no posee suficiente luz natural, resolver este problema con una buena iluminación artificial. Para los colores nada mejor que los tonos claros, evitar los oscuros o utilizarlos en una pequeña proporción.

Debe haber algún elemento de madera dentro del baño para que reduzca el elemento agua. En el Feng Shui, todos los elementos como la tina, la regadera, el inodoro, etcétera, influyen negativamente, por lo que una manera sencilla de neutralizar su influencia es simplemente taparlos cuando estén en desuso, sobre todo el inodoro o WC.

La ubicación de la puerta del baño también es un problema, según el Feng shui, si se encuentra en la misma línea de la puerta de calle, habrá problemas en las relaciones familiares, y si en cambio apunta a la cocina, podemos estar en conflicto con la prosperidad. Como este inconveniente es difícil de solucionar ya que implicaría una remodelación en el hogar que no siempre se puede realizar, lo mejor es mantener la puerta cerrada la mayor parte del tiempo.

Las puertas y ventanas deben cerrar perfectamente al igual que las llaves para evitar la pérdida de agua. Lo ideal es que el área de la tina o ducha esté separada de resto del baño, aunque sea por una cortina.

No debe haber en este ambiente nada que no esté estrictamente relacionado con el aseo personal. Para aromatizar este ambiente, nada mejor que fragancias naturales, nada de aromas artificiales.

Los elementos decorativos pueden ser sencillos pero no por eso menos bonitos, por ejemplo cambiar las viejas toallas por unas más bonitas con guardas dibujadas o tejidas, plantas, frascos con sales aromáticas de diferentes colores, etcétera. Entre lo que no debes permitir está:

• El desorden, dejando toallas o batas de baño tiradas o amontonadas.
• No poseer accesorios donde colocar el jabón o el papel higiénico.
• La ausencia de cualquier tipo de objeto decorativo.
• Más de dos espejos en el baño.

Lo importante es considerar al baño como una habitación más de la casa y tan importante como cualquier otra. Eso quiere decir cuidarla y mantenerla tan acogedora y cálida como las demás y no confinarla a un simple ambiente para la higiene. No olvidemos que éste es el lugar donde cuidamos parte de nuestra autoestima, ya que allí le prodigamos al cuerpo todos sus cuidados. Es importante evitar los extremos y buscar un punto de equilibrio.

El comedor

Para el Feng Shui el momento de tomar los alimentos es de mucha importancia, donde debe reinar la tranquilidad y la armonía. Por ello a la hora de la comida no debe haber elementos que distraigan, ya que para esta tradición milenaria, la cena, almuerzo o desayuno es una ceremonia. Por tal motivo, el televisor debe estar apagado, no debe haber un exceso de muebles u objetos y debemos propiciar todos los elementos para que durante este momento fluya el diálogo.

Según el Feng Shui, la orientación de los muebles en el comedor es fundamental para lograr que el mismo sea un sector en donde reine la salud y el crecimiento.

Mesa. La mesa debe estar compuesta por una pieza entera, sólida y fuerte, de color claro y uniforme. En lo posible evitar el mármol, el cristal y aquellas de colores muy oscuros. Las mesas ideales, según el Feng Shui, son aquellas que tienen forma redonda u ovalada, ya que los comensales se pueden sentar de tal manera que se estimula la comunicación y los vínculos entre ellos. En las mesas cuadradas o rectangulares, no se debe ocupar las puntas. En realidad, las mesas que poseen ángulos de 90ª se relacionan más con el trabajo que con la familia.

Luz. En el comedor la luz debe ser equilibrada, utilizando focos o lámparas que imiten la luz natural y otorguen la sensación de calidez. Para las cenas intimas se aceptan las luces bajas, pero jamás cuando haya invitados. Las velas añaden calidez y fluidez a la plática.

Ubicación. Como el comedor es un sector social, debe estar ubicado en la parte delantera de la casa, cerca del movimiento. La mesa tiene que estar ubicada cerca de la cocina, pero no de la puerta principal.

Colores. El Feng Shui dice que los colores con que debemos decorar el comedor deben favorecer la buena alimentación. Entre ellos encontramos el verde, rojo suave y naranja. Los objetos de color celeste colaboran con la paz espiritual.

Materiales. El metal es un elemento que contrarresta los problemas de salud relacionados con la alimentación. Por esa razón es aconsejable que tanto las mesas como las sillas sean de metal. Si esto no es posible, una solución bastante práctica es utilizar objetos de metal que decoren la mesa y sus alrededores. Otros consejos para el comedor son:

• Para generar sensación de abundancia, nada mejor que un centro de mesa con frutas naturales.
• Los utensilios de madera son ideales para crear un ambiente romántico o informal.
• Para lograr elegancia, debemos utilizar accesorios de porcelana, metal o cristal y evitar los de plástico y sintéticos.
• Según el color, los manteles y servilletas proporcionan diferentes posibilidades. El blanco genera una atmósfera estimulante; el color crema es ideal para la relajación; el azul posibilita una mayor comunicación, el rojo el romance, el negro la seguridad, el gris la formalidad; el amarillo la calidez y el violeta la pasión.

Comparte ésta liga: http://www.metroscubicos.com/shrt/0zvaHi

Notas Relacionadas

El Feng Shui en la decoración actual

El Feng Shui no necesariamente es extravagante, exótico o antiguo, este arte milenario se adapta a todos los estilos.

Principios básicos del estilo Feng Shui

La equidad de colores, formas y elementos naturales, son el complemento básico para tener un hogar en armonía.

 
Arrastrame Arrastra esta imagen a tu Barra de Tareas para agregar este sitio ó da click aquí para agregar al menu de Inicio Cerrar