Entra con tus redes sociales

O entra con tu cuenta M3

Viejos trucos que no deben faltar en casa

César Iván Martínez

|

La buena conservación de la casa nos proporciona una comodidad que no tiene precio. Para lograrlo basta con un buen equipo de limpieza y unos cuantos remedios para solucionar la mayoría de las necesidades domésticas sin recurrir a sustancias químicas caras y poco recomendables para el ambiente.

Como consecuencia de la vida diaria, en todos los hogares se ensucian superficies y muebles, surgen incidentes al cocinar, caen manchas, etcétera. Para todos estos pequeños "problemas" te planteamos algunos productos sencillos y principalmente económicos que pueden ser de mucha utilidad en diversas tareas del hogar.

Lo que nunca debe faltar

A menudo parece que tener un hogar limpio y bien conservado requiere de grandes esfuerzos y demasiados productos químicos que, además de caros, son nocivos para el ambiente y en ocasiones para la familia. Sin embargo, muchas más veces se logran los mismos resultados, o quizá mejores, con productos naturales, económicos y habituales en cualquier hogar.

• Limones: Los limones tienen muchos usos en lo que respecta a la limpieza, son excelentes para quitar las manchas en depósitos de agua de plata. El jugo de limón se puede utilizar para eliminar el óxido superficial, espolvorea un poco de sal sobre la superficie y aplica el jugo, deja por unas horas y frota la parte afectada.

Coloca cáscaras de limón en los botes de basura para desodorizar.

El jugo de limón es capaz de disolver los residuos de jabón en el baño.

Espolvorea bicarbonato en un limón cortado para tallar las superficies y los platos.

Mezcla media taza de jugo de limón con aceite de oliva para pulir los muebles fabricados con materiales naturales.

• Sal: La sal es uno de los productos más eficaces para la limpieza de muchas superficies. Una de sus virtudes es la capacidad de absorber la humedad.

• Vinagre: Al igual que el limón, el vinagre constituye un buen desengrasante que hace a la vez de desinfectante. Se puede usar en cualquier habitación de la casa y la ventaja es que no deja olor una vez que se ha secado, a diferencia de los limpiadores químicos fuertes con la promesa de olor a pino.

Para usar vinagre en toda la casa para limpiar, mezcla una parte de vinagre con una parte de agua y se usa como cualquier producto de limpieza. Se puede usar para el suelo, superficies de trabajo, los espejos, la tina, el lavabo y en el baño en genral. Al limpiar el inodoro, el vinagre puede ser usado sin diluir. Después del lavado vierte una taza en el inodoro. Procura siempre probar en un área pequeña para asegurarte de que no dañe ninguna de las superficies. Evita el uso de vinagre en mármol y la junta de baldosas.

El vinagre también se usa como un excelente suavizante de telas naturales. Esto es ideal para personas que son alérgicas. Sólo tienes que añadir media taza de vinagre al ciclo de enjuague en lugar de suavizante. Otra ventaja es que el vinagre también ayuda a romper el detergente o jabón en polvo, por lo que es excelente para las personas que son alérgicas por dejar la menor cantidad de residuos químicos en la piel. Siempre asegúrate de usar vinagre blanco cuando se trata de ropa o superficies de colores claros, ya que puede alterar el color de ciertas telas y superficies.

• Aceite: El aceite es un ingrediente de numerosas recetas para limpiar, encerar algunas superficies o realizar reparaciones sencillas.

• Bicarbonato: El bicarbonato es un producto ideal para quitar determinadas manchas, mantener destapados desagües o evitar la humedad. Actúa como desodorante y es excelente para limpiar la suciedad persistente como la que se encuentra en la superficie de la estufa.

Cuando se combina con el vinagre, puede ser usado como un limpiador de tuberías totalmente natural, coloca tres cuartos de taza de bicarbonato de sodio por el desagüe y luego vierte la mitad de una taza de vinagre, después vierte una olla de agua hirviendo por el desagüe y verás como queda libre de obstrucciones.

Colocar una caja abierta de bicarbonato de sodio dentro de un refrigerador puede ayudar a absorber los olores desagradables.

Para desodorizar las alfombras, el bicarbonato  puede ser rociado sobre ellas y aspirar a los 15 minutos. Cuando se mezcla con partes iguales de agua, puede ser usado como un limpiador abrasivo suave.

• Agua oxigenada: El agua oxigenada es uno de los mejores blanqueadores del mercado. Es un producto inocuo que además es eficaz contra las manchas.

• Jabón neutro: Un jabón elaborado sin productos químicos es imprescindible en el hogar si se quiere mantener una buena limpieza sin dañar el ambiente.

• Cebolla: La cebolla entera, en cocción o en zumo, se puede utilizar en recetas que requieran conseguir limpieza y brillo de superficies. Es útil, por ejemplo, para los vidrios y cristales.

• Alcohol: El alcohol, además de proporcionar una profunda limpieza, es un excelente desinfectante.

• Vino blanco y tinto: El vino constituye en ocasiones un buen quitamanchas.

• Papa: La papa no solo corrige errores en la cocina, sino que además puede servir para sacar brillo o como desengrasante.

• Carbón vegetal: El carbón vegetal es ideal para eliminar los malos olores, pues los absorbe con facilidad.

• Levadura: La levadura es un ingrediente imprescindible para cocinar, pero también es eficaz para limpiar la cristalería o desatascar el desagüe.

• Espinacas: Las espinacas son famosas porque aportan nutrientes para el cuerpo, pero también son efectivas para limpiar los cubiertos de plata.

• Bórax: Es un producto eficaz para quitar manchas rebeldes, pero hay que tener mucha precaución a la hora de usarlo y hacerlo sólo en los casos indicados.

• Tiza: La tiza suele ser un ingrediente para hacer pastas blanqueadoras o para evitar la humedad en los clósets o en la caja de herramientas.

Todos estos son elementos naturales, fáciles de encontrar y asequibles, y todos pueden aplicarse en un sin fin de trucos caseros para disfrutar de una casa limpia y bien conservada.

Limpieza y orden

Disfrutar del hogar no requiere de grandes inversiones ni de complicarse demasiado. A veces, un poco de limpieza y orden es suficiente para conseguir un alto grado de comodidad, y si además disponemos de una habitación para realizar fácilmente nuestras tareas y donde guardar los utensilios domésticos, indudablemente el confort aumenta.

Aplicando en cada rincón de la casa unos sencillos trucos, preparados con productos cotidianos, se logra un gran bienestar.

Comparte ésta liga: http://www.metroscubicos.com/shrt/0zvgio
"Las opiniones expresadas en los artículos y comentarios son responsabilidad de sus autores."
"Metros Cúbicos respeta la pluralidad de ideas y comentarios, en tanto no sean discriminatorios o lesivos a la identidad, raza, condición o dignidad de las personas."
 
Arrastrame Arrastra esta imagen a tu Barra de Tareas para agregar este sitio ó da click aquí para agregar al menu de Inicio Cerrar