Entra con tus redes sociales

O entra con tu cuenta M3

6 tips para tener un buen historial crediticio

Gustavo Guzmán

|

El crédito, en cualquiera de sus variantes, es tan bueno o malo como el manejo que hagas de él. Si eres una persona incumplida con los pagos verás cómo se van cerrando las puertas a nuevos préstamos, pero si lo utilizas con inteligencia y responsabilidad te dará acceso a bienes que difícilmente puedes pagar al contado, como es el caso de una casa o un automóvil.

De ahí la importancia de crear un buen historial crediticio que trabaje a tu favor y deje muchos beneficios, además de la tranquilidad de tener tus finanzas en orden. Por ello te presentamos seis consejos con los que seguramente tu vida económica se desarrollará sin contratiempos.

1.- Define tu capacidad de pago

Instrumentos financieros como la tarjeta de crédito te permiten adquirir bienes y servicios sin la necesidad de traer contigo efectivo. Pero es importante hacer un uso responsable de ellos, pues de otro modo comprometerás tus ingresos futuros y generarás un desequilibrio en tu economía.

Te sugerimos que antes de adquirir cualquier bien a crédito, tengas presente cuál es tu capacidad de pago, la cual puedes calcular de la siguiente manera:

A tu ingreso mensual neto réstale los gastos fijos que tengas, incluyendo deudas y la cantidad que asignes para ahorro.

La cantidad que obtengas como resultado representa tu real capacidad de pago y el límite que puedes destinar cada mes para liquidar una nueva deuda.

Toma en cuenta que si te mantienes endeudado hasta el límite, reduces de manera considerable tu capacidad para enfrentar imprevistos y tu presupuesto se vuelve más frágil al aumentar las probabilidades de que caigas en incumplimiento de pagos.

Si quieres comprar una casa o departamento a través de un crédito hipotecario, antes de contratar calcula si puedes afrontarlo, recuerda que es un compromiso a largo plazo.

Además, toma en cuenta que debes pagar algunas comisiones previas al otorgamiento de dicho financiamiento: comisión por apertura, avalúo y estudio socioeconómico.

2.- Sé puntual en los pagos

Tener retrasos constantes en el pago de tus compromisos puede afectar tu historial. El retraso de un día en el pago de tu tarjeta de crédito no te cerrará las puertas a otros préstamos, pero si te retrasas con frecuencia o tienes un desfase de más de un mes, sin duda se reflejará en tu historial.

Además de afectar tus antecedentes crediticios, olvidar las fechas de pago de créditos y servicios puede afectar tu bolsillo si tienes que pagar intereses o cargos por reinstalación del servicio.

Si eres olvidadizo, puedes recurrir a opciones como la banca por Internet o la domiciliación de pagos. Esta última consiste en autorizar a la institución bancaria que haga el cargo, mes tras mes, del pago de servicios como teléfono, luz, agua e Internet.

Este servicio te da la opción de elegir la cantidad máxima que pagarás por cada servicio, lo que permite tener un control del presupuesto.

3.- No contrates a la primera, compara

Antes de contratar un crédito hipotecario o de cualquier otra índole, compara al menos tres opciones e identifica aquella que mejor se adapte a tus condiciones. Analiza las ventajas que ofrece cada una en puntos como: el Costo Anual Total (CAT), las comisiones, monto del enganche, calidad del servicio y qué beneficios extra incluye, como por ejemplo algún seguro.

Pregunta directamente en las sucursales de las instituciones que los ofrecen o visita su página de Internet. La mejor opción será aquella que cumple con tus expectativas al menor costo.

4.- No siempre es mejor pagar menos

Pagar el mínimo en tu deuda de la tarjeta de crédito debe ser tu última alternativa, no una costumbre. Mientras más pequeños sean los pagos que realizas, más tiempo tardarás en liquidar el adeudo debido a que los intereses se van acumulando.

Por el contrario, si pagas más del monto mínimo indicado en tu estado de cuenta, se reducirá el tiempo en que liquidarás tu adeudo y no acabarás pagando tanto.

No cedas ante la tentación de comprar algo a crédito sólo porque está en promoción "a plazos y sin enganche": lo más probable es que, al no existir enganche, las mensualidades sean más altas y por lo tanto más difíciles de pagar y terminarás gastando de más por el artículo debido a los intereses.

5.- Cuida tu información

Un problema frecuente relacionado con el historial crediticio es la aparición de créditos no contratados por el cliente. Esto ocurre cuando alguien más hace uso de tu información personal para adquirir bienes o servicios, a lo cual se conoce como robo de identidad.

El robo de identidad es uno de los delitos de más rápido crecimiento a nivel mundial. Es importante que mantengas bajo resguardo los estados de cuenta, si tienes algunos muy atrasados y quieres desecharlos, destrúyelos completamente para evitar que alguien pueda extraer información de ellos.

No reveles a nadie los Números de Identificación Personal (NIP) de tus cuentas, pues si alguien los obtiene podría adquirir bienes que después te cobrarán. Cuando pagues algo con tu tarjeta, no la pierdas de vista y verifica que las cantidades correspondan con lo que estás pagando.

Cuando intentes adquirir un crédito con alguna institución y al final no lo contrates, no olvides recoger tu documentación (copia de tu credencial de elector, comprobante de domicilio, etcétera).

El círculo de crédito y el Buró de Crédito ofrecen un servicio llamado Avísame y Alertas Buró, respectivamente, que permite enterarte de cualquier cambio en tu expediente. Ambos tienen un costo de $120 y $140 pesos al año, respectivamente.

6.- Ojo con las promociones

El esquema de “meses sin intereses” permite adquirir productos y servicios con la tarjeta de crédito por el mismo precio que si los compraras de contado, a plazos comúnmente de 6, 12 y 18 meses.

Esta opción de compra tiene sus beneficios cuando se utiliza de manera adecuada, como la posibilidad de diferir el gasto de compras que de contado no podrías adquirir en ese momento; se trata de saber cuándo sí y cuándo no comprar bajo este esquema.

Cuando ves una promoción a meses, quizá los pagos se te hacen pequeños, pero ¿qué ocurre si compras a meses distintos artículos en varias tiendas puedes perder la cuenta y terminar con tu balance financiero, pues el pago que tendrás que hacer mensualmente será alto.

Además, si eres irresponsable con el crédito, puedes endeudarte a un plazo mayor que el del esquema original, ya que con una sola vez que te atrases en tus pagos la promoción a meses sin intereses puede convertirse en una preocupación interminable a meses con intereses.

Comparte ésta liga: http://www.metroscubicos.com/shrt/0zvSOo
"Las opiniones expresadas en los artículos y comentarios son responsabilidad de sus autores."
"Metros Cúbicos respeta la pluralidad de ideas y comentarios, en tanto no sean discriminatorios o lesivos a la identidad, raza, condición o dignidad de las personas."

Notas Relacionadas

Cómo determina un banco si eres sujeto de crédito

¿Sabes en qué consiste tu historial? Te decimos como puedes mantenerlo sano o cómo puedes iniciarlo.

Consejos para elegir el mejor crédito hipotecario

Hoy día una hipoteca a la medida y bien elegida no necesariamente será una carga en tu vida financiera.

Cómo puedes deducir los intereses de tu hipoteca

Todos los contribuyentes que están pagando un crédito hipotecario podrán deducirlo en la declaración anual de impuestos.

 
Arrastrame Arrastra esta imagen a tu Barra de Tareas para agregar este sitio ó da click aquí para agregar al menu de Inicio Cerrar