Entra con tus redes sociales

  

O entra con tu cuenta M3

Cuánto patrimonio pierdes cuando `empollas´ un nido vacío

Rodrigo Barrera*

  • Cuánto patrimonio pierdes cuando `empollas´ un nido vacío

|

“La casa nos queda grande, cuesta un dineral mantenerla pero no nos conviene venderla porque nos van a cobrar muchos impuestos y luego qué compramos”.

“Mis papas mal que bien tienen su casa, no tienen que pagar renta, y si la venden ahora se pueden gastar todo el dinero y, adiós herencia”.

Son los razonamientos más comunes cuando sucede lo inevitable: los hijos se independizan y la gran mayoría de las veces los padres se quedan con una propiedad holgada para sus necesidades.

Colonias con casas grandes como Bosques de las Lomas, Pedregal, la Herradura, Tecamachalco, y Jardines de la Montaña, se han visto repobladas por familias jóvenes que buscan obtener más espacio que el que brinda un departamento en la Condesa. Sin embargo, existe todavía un segmento muy representativo de padres que vieron a sus hijos partir y que viven en lo que se conoce como un `nido vacío´.

Aún cuando el valor sentimental que puede tener una propiedad que vio crecer a una familia es muy alto, hay elementos que hacen reflexionar a sus propietarios, y también a sus herederos, sobre si realmente es buena idea mantener la propiedad hasta el fin de los tiempos, o por lo menos hasta que esta sea transmitida en herencia; o reubicarse en una propiedad de menor tamaño.

“Por lo general la decisión se reduce a analizar las ventajas de vivir en casa o departamento” comenta Rodrigo Barrera, socio fundador de Club de Rentas y Director de RETNA. Sin embargo, explica el experto, existen otros elementos a considerar al momento de decidir conservar o vender un nido vacío:

  • El costo de oportunidad de la renta. Este quizá es el aspecto menos tomado en cuenta y probablemente el más importante. La forma correcta de evaluarlo es considerar lo que se deja de pagar de renta por la propiedad que habitas frente a cuánto obtendrías de renta si compraras una o varias propiedades en otro lado con el dinero de tu casa, neto de impuestos y comisiones de venta.
  • Costos de mantenimiento de la propiedad. Una casa grande con jardín generalmente requiere mucho más agua y electricidad que un departamento para 1 o 2 personas. Adicionalmente, el mantenimiento al exterior e interior de la casa requiere mayor presupuesto que un departamento.
  • Predial. Este impuesto por una casa es alta a diferencia del predial de uno o varios departamentos en los que inviertas tu patrimonio.
  • Impuestos y comisiones de venta/renta. Si vendes tu casa seguramente tendrás que pagar impuestos y comisiones de venta de manera anticipada a cuando los hijos la vendan, sim embargo existe la posibilidad de excentarlos.

Aquí toda la información de impuestos por compra y venta.

Haz cuentas para saber el desembolso que tendrías que hacer por concepto de impuestos y tus posibles ingresos por rentas.

  • Plusvalía. A no ser que tengas una bola de cristal o que tengas información privilegiada, es difícil asegurar que una zona o colonia tendrá mayor plusvalía en los siguientes años. La recomendación en este caso es que consideres una plusvalía promedio e igual para ambos casos: la casa y el departamento.

Recomendaciones para reinvertir el nido vacío

Barrera explica que para que vender sea económicamente conveniente, hay que considerar lo que se va a  hacer con el recurso de la transacción. Si solamente se piensa comprar un departamento para vivirlo y tener el resto del dinero en el banco, es muy probable que no sea una buena decisión.

El experto señala que es mucho mejor pensar que con el valor de una casa grande se pueden comprar varios departamentos de menor tamaño, pero que generen suficiente ingresos por renta para poder elegir dónde vivir.

“La gente está acostumbrada a ser propietario del lugar en el que vive pero en determinados etapas de la vida rentar es mucho mejor. Cada vez son más las personas mayores de 60 años que rentan”, comenta Rodrigo Barrera.

El especialista sugiere las siguientes estrategias inmobiliarias, cuando la casa ya te queda grande.

1. Renta donde vives.

2. Compra donde no vives, asesorado de un especialista.

3. Delega la administración de tus rentas a una empresa profesional que te garantice un ingreso constante.

“Es mucho mejor heredarle a tus hijos varios departamentos y que cada uno defina qué hacer con lo que le toca, que dejarles una casa que seguramente les representará más que un patrimonio, un problema” finalizó.

* RETNA y Club de Rentas es una consultora inmobiliaria, así como administradora de propiedades en renta.

Comparte ésta liga: http://www.metroscubicos.com/shrt/0dTSFJ
"Las opiniones expresadas en los artículos y comentarios son responsabilidad de sus autores."
"Metros Cúbicos respeta la pluralidad de ideas y comentarios, en tanto no sean discriminatorios o lesivos a la identidad, raza, condición o dignidad de las personas."
 
Arrastrame Arrastra esta imagen a tu Barra de Tareas para agregar este sitio ó da click aquí para agregar al menu de Inicio Cerrar