Entra con tus redes sociales

  

O entra con tu cuenta M3

5 tipos de roommate ¿Cuál eres tú?

María Guadalupe Sandoval Meza

  • 5 tipos de roommate ¿Cuál eres tú?

|

¿Despertaste en la mañana haciendo cuentas? ¿Ya lo descubriste? Sí, para pagar las mejores cosas de la vida, como un departamento, viajes, un auto y la ropa que tanto deseas lo mejor es dividir costos con un rommie.

Tal vez te sacaste la lotería y eres de los afortunados que tienen un rommate ‘fantasma’, o sea alguien que viaja mucho o nunca está en casa.

Muchos compañeros de cuarto pueden convertirse en grandes amigos y mejorar nuestra vida en varios sentidos, en lo social y en lo personal, aunque hay casos en que sucede todo lo contrario y llegan a ser una piedra en el zapato.

En ese sentido, lo mejor es tomarse un tiempo para elegir al mejor compañero de vida pues, como un auténtico matrimonio, compartirán el techo día tras día.

Si todavía después de que hiciste casting y el roomie estrella con sus dotes actorales logró engañarte y de tierna oveja se convirtió en el lobo feroz, estos consejos te serán de utilidad. Léelos y hazle frente a esa pesadilla que tienes en casa.

1. El desconsiderado

Vas directo a la cocina y estás a punto de servirte tu cereal favorito lleno de…aire. Vas por la leche del refrigerador y también está completamente vacía. Respiras, cuentas hasta 10 y mejor te vas al baño a lavarte los dientes antes de irte a dormir, pero no puedes porque tu roomie tiene todos sus accesorios de higiene personal regados por doquier, justo como los platos sucios que llevan días en la tarja de la cocina. Es un hecho: tienes a un roomie 100% desconsiderado

¿Cómo lidiar con él?

Tu compañero de casa no está tratando de molestarte, tal vez tiene un problema de ‘despiste’. No tiene idea de que su comportamiento es un problema. Cada cabeza es un mundo y de eso se pueden derivar millones de hábitos que cada quien interpreta según su crianza y muchos otros factores. Ten en cuenta eso antes de acercarte a tu roomate desconsiderado.

Intenta ir libre de acusaciones y prejuicios, busca algún aspecto que tengan en común y, sobre todo, pregúntate si tú mismo podrías estar haciendo algo que le moleste a él. Cuando vea que muestras esa humildad, él seguramente también pondrá se su lado para mejorar su calidad de vida.

2. El que cree que tus cosas son de él

Digamos que, le gusta ‘tomar prestadas’ las cosas. Puede que no sean artículos de gran valor, pero el problema que generan sí que puede hacerse enorme. Por ejemplo, juras que todavía tenías galletas en tu reserva, pero no están. Estabas 1000% seguro que aun te quedaba detergente para la ropa y ya no queda más. ¿A dónde fue? Han pasado a ser territorio de tu roomie.

¿Qué puedes hacer?

Dependiendo de la gravedad del tema, una sencilla charla podría aclarar las cosas. La idea es crear reglas, incluso por escrito, que den lugar a normas que regularmente se dan por sentadas. Esos acuerdos pondrán en claro qué está bien y qué no dentro de casa. Cuando veas que esta estrategia no rinde frutos, habrá llegado la hora de buscar un nuevo compañero.

3. El pasivo-agresivo

¿Cómo saber que vives con uno? Esa es la parte divertida ¡no lo sabes hasta que ya es demasiado tarde! Tu ropa tiene roturas, los platos sucios terminan en tu habitación sin que los hayas usado. Hoy sacas la basura, pero no pusiste una bolsa y mañana el cesto amanece desbordado. ¿De qué se trata? Obviamente de hacerte llegar a tu límite hasta que explotes.

¿Cómo enfrentarlo?

Todos venimos de mundos distintos, lo que es inaceptable para unos, para otros da lo mismo. Hay quienes prefieren confrontar y otros que mejor intentan no quejarse, por lo que soportan hasta no poder más.

Si buscas ser un poco más accesible y con cero prejuicios, incluso la persona más cerrada podrá sentirse suficientemente cómoda y abrirse a ti. Así podrás darte cuenta que dormir fuera de casa, cocinar con mucho ajo, fumar en la sala y poner los pies sobre la mesa no son cualidades que aprecie tu roomie.

En caso de que la lista de peros en ambos casos se alargue infinitamente, habrás aprendido la lección y tendrás que lanzar convocatoria para un nuevo casting. Aunque esta vez, procuren establecer qué cosas no están dispuestos a cambiar.

4. El irresponsable

Mucho ojo, no estás frente a un roommate, has heredado un hijo adulto sin proponértelo. Tú haces el súper, te encargas de la limpieza y pagas las cuentas en tiempo. ¿Y dónde está tu compañero de cuarto? Tú tienes dos trabajo y él sus tardes libres para relajarse y no tiene intención de cambiar las cosas porque simplemente así están muy bien.

¿Qué hacer?

Este compañero de cuarto necesita límites firmes y claros. Dale un ultimátum, dile con voz segura que si no puede pagar la renta en la fecha de vencimiento, será su último mes sin excusa ni pretexto. Esa actitud le hará saber que puedes cambiar las cosas si así lo deseas y que puedes encontrar a un nuevo rommie en un dos por tres.

5. El incomprendido

Si vives con una persona que siente que debería tener más y dar menos, pero aun así es infeliz. Estás ante un típico incomprendido. ‘Si yo casi no estoy aquí, ¿por qué debo limpiar?’, ‘Ok, es mi perro pero ¿Por qué no puede andar libremente cuando yo no estoy en casa?’ ¿Te suenan conocidas esas frases?

¿Cómo hacerle frente?

Honestamente, puede ser un dolor de cabeza tratar de hacerle ver el punto, es decir, que comprenda que tu esfuerzo es diametralmente opuesto al de él. En el peor de los casos, si no llegan a un acuerdo, no te sentirás mal de empezar a buscar un reemplazo. En el mejor escenario, él reconocerá tu labor, tendrá un reacomodo emocional y apreciará lo que tiene.

En todos los casos, lo mejor es recordar que no todos piensan como tú, lo que es normal para ti, para alguien más no lo es. Así que invierte tiempo en la búsqueda de tu alma gemela inmobiliaria y no dejes nada al azar.

 

 

Comparte ésta liga: http://www.metroscubicos.com/shrt/0dTLDi
"Las opiniones expresadas en los artículos y comentarios son responsabilidad de sus autores."
"Metros Cúbicos respeta la pluralidad de ideas y comentarios, en tanto no sean discriminatorios o lesivos a la identidad, raza, condición o dignidad de las personas."

Notas Relacionadas

Cómo dividir la renta y los gastos con un roomie

Compartir depa puede ser una buena idea, toma en cuenta estas consideraciones.

Consejos para elegir un buen roomie

Hoy día está de moda compartir depa, pero este estilo de vida también tiene reglas que garantizan la buena conviviencia.

5 maneras de cortar con tu roomie

Vivir con alguien con quien no haces â??clicâ? puede ser una pesadilla. Enfrenta la situación con estas tácticas.

 
Arrastrame Arrastra esta imagen a tu Barra de Tareas para agregar este sitio ó da click aquí para agregar al menu de Inicio Cerrar