Entra con tus redes sociales

  

O entra con tu cuenta M3

Pros y contras de rentar una habitación de tu casa

  • Pros y contras de rentar una habitación de tu casa

|

Hay muchas ventajas cuando se tiene una casa grande, el espacio del que puedes disfrutar es mayor y el precio que puedes pedir por tu propiedad se puede elevar llegado el momento de vender.

Pero también está el otro lado de la moneda, cuando los hijos ya volaron del nido o simplemente tienes una habitación que usas de segundo clóset y te interesa sacarle partido rentándola.

Se pueden obtener beneficios económicos al alquilar el cuarto de visitas o donde guardas tus cachivaches. Aunque también hay desventajas, como la pérdida de privacidad y un nuevo compromiso económico: el pago de impuestos por ese alquiler.

Aquí algunos de los pros y contras de rentar un cuarto de tu casa:

PROS

Un ingreso extra

El beneficio más obvio es que tendrás un ingreso adicional, que bien podrías destinar al pago de tu hipoteca, para reparaciones, o bien para disfrutarlo en ti y tu familia.

Considera que, en el tema de impuestos, el inquilino potencialmente podría reclamar deducciones asociadas a los gastos por tu propiedad. Revisa este punto con tu contador.

Intercambios

Tener otro par de manos en el hogar significa que si tú requieres hacer cosas en tu casa en las cuales tu inquilino tiene habilidad, puedes pedirle su apoyo e incluso, negociar con él un posible descuento en la renta a cambio de su destreza.

Cuando tengas una gran fiesta en casa o fuera de ella, podrías echar mano de su buena relación y pedirle que cuide a tu mascota durante tu ausencia.

Compañerismo

Un inquilino podría ayudarte a socializar más. Y si la convivencia es muy buena, hasta podrías allegarte de un nuevo círculo social. Para asegurarte de que realmente disfrutarás esa nueva compañía, la sugerencia es que tomes tiempo para entrevistar a los candidatos, hasta hallar a alguien con cuya personalidad hagas “clic”.

CONTRAS

Responsabilidades extra

Como propietario, varias responsabilidades caen sobre ti. Una de ellas es elaborar un contrato de arrendamiento adecuado que respalde la seguridad de ambas partes. Todo lo que quede fuera de él representa el riesgo de pagar daños ocasionados por el nuevo habitante y que la convivencia sea desagradable por no establecer ciertos límites.

Otra desventaja es pagar los impuestos sobre la renta recibida, checa muy bien si estás dispuesto a hacer frente a esa carga tributaria.

Compartir espacios

Alquilar una habitación de tu casa te costará algo de privacidad. Tal vez tengas que programar el horario para bañarse en caso de que cuentes con un solo baño. De igual forma, es recomendable tomar en cuenta que tu inquilino tenga horarios compatibles con los tuyos para que no vivas con una criatura nocturna si tú eres madrugador.

La alternativa es que, si valoras tu tiempo a solas, busques a alguien que esté en el trabajo mientras tú estás en casa y viceversa.

Cualquiera que sea tu motivación al rentar, pon en la balanza todos estos aspectos. Sobre todo, invierte tiempo y esfuerzo a buscar el inquilino ideal para que la experiencia no se convierta en una pesadilla. 

Cómo calcular el cobro de la renta

Una vez que has decidido qué clase de persona quieres tener como inquilino, lo siguiente es determinar el precio de la renta que depende de varios factores:

1.- Si la habitación está amueblada o no

2.- La ubicación y antigüedad de la casa

3.- Generalmente la renta incluye el pago de agua, luz y gas

4.- Si la habitación tiene teléfono el alquiler es más caro

5.- Si el alquiler incluye alimentos aumenta el precio

6.- Si la habitación tiene entrada independiente o no

7.- Si tienes la intención de rentar a estudiantes y si la casa está cerca de una escuela, esto también se toma en cuenta.  

Elaboración del contrato

Los aspectos que generalmente se citan en un contrato son:

1.- El monto de la renta  mensual

2.- Si quedan prohibidas o no las mascotas

3.- Si al término del contrato, el cual generalmente es de un año, el inquilino desea seguir ocupando la habitación para renovar el mismo aumentando el precio de renta en un máximo de 10%.

4.- El pago de la renta debe ser puntual

5.- El monto de la multa que impondrá en caso de impuntualidad con el pago de renta

6.- Especificar que si el arrendatario no paga la renta, después de 60 días el arrendador puede proceder legalmente con aviso judicial, dando por terminado el contrato y con orden de desalojar el inmueble en un plazo de tres meses

7.- Establecer que al momento en que el inquilino desocupe la habitación debe estar en el mismo estado como la recibió, en caso contrario el arrendador debe acudir con el aval para que responda por los daños

8.- Queda prohibido subarrendar.

Requisitos que debes pedir al interesado

1.- Un aval con bienes raíces y comprobante de domicilio.

2.- Pago de un mes de renta por adelantado, más un mes de depósito. Generalmente cuando el inquilino desea abandonar la habitación, avisa con anticipación y así no paga el último mes de ocupación, entonces el arrendador utiliza el dinero de depósito para el cobro de este último mes.

3.- Algunas personas piden también como requisito, para más seguridad, una constancia de estudios o de trabajo, dependiendo de la actividad del arrendatario.

4.- Recuerda que si elaboras un contrato con la ayuda de un abogado, no quedará duda que el contrato es legítimo y podrás respaldarte en él cada vez que sea necesario.

Otras cuestiones

1.- Pide referencias a la persona que va a alquilar la habitación. Si es posible busca gente cerca de tu círculo de amistades.

2.- Pregunta al futuro inquilino a qué se dedica, si trabaja o está estudiando. Esto te servirá para conocer su posible solvencia, aunque no te garantizará el pago de la mensualidad.

3.- Establece de forma clara las normas de convivencia. Define claramente cuales son los espacios privados y los compartidos. Los inquilinos deben respetar los espacios comunes, utilizándolos adecuadamente sin perjudicar al resto de personas. Los inquilinos deben limpiar la vivienda de forma periódica para su buena conservación.

4.-Es conveniente que cada habitación tengan una cerradura para garantizar la privacidad de cada una de las personas que vivien en el inmueble.

5.- Informa adecuadamente de cuales son los gastos corrientes: luz, agua, etcétera, y la forma en que serán pagados.

6.- Explica al futuro inquilino que él deberá correr con los gastos de reparación de aquellos aparatos y electrodomésticos que disfruta en la vivienda.

7.- Haz un inventario de los muebles y complementos que tiene la vivienda, para que en el caso de desaparición de alguno de ellos puedas reclamárlo.

8.- En caso de que se produzcan daños, como por ejemplo averías en las tuberías o instalación eléctrica, los gastos de reparación correrán por cuenta de quien haga el desperfecto..

Comparte ésta liga: http://www.metroscubicos.com/shrt/0zvxDp
"Las opiniones expresadas en los artículos y comentarios son responsabilidad de sus autores."
"Metros Cúbicos respeta la pluralidad de ideas y comentarios, en tanto no sean discriminatorios o lesivos a la identidad, raza, condición o dignidad de las personas."

Notas Relacionadas

Lo que debes saber si rentas por primera vez

Conoce tus derechos al rentar, cómo se hace el incremento de la renta y qué hacer si no te cumplen el contrato.

Cómo tramitar una fianza de arrendamiento

Vas a rentar un departamento y no tienes aval, la fianza de arrendamiento es otra opción.

 
Arrastrame Arrastra esta imagen a tu Barra de Tareas para agregar este sitio ó da click aquí para agregar al menu de Inicio Cerrar