Entra con tus redes sociales

  

O entra con tu cuenta M3

¿Comprar casa a los 45 años?

Regina Reyes-Heroles C.

  • ¿Comprar casa a los 45 años?

|

Es cierto, los mexicanos compran su primera casa en sus treintas y algunos, con finanzas personales organizadas, lo logran al final de sus veintes. Pero hay quien necesita llegar a los cuarenta para sentirse con la capacidad financiera para pedir una hipoteca. Si este es tu caso, no te preocupes, estás a tiempo de dar el paso hacia el mundo de las inversiones inmobiliarias, sólo tienes que considerar un segundo elemento: tu retiro.

Dos de los pilares de las finanzas personales son las inversiones en bienes raíces, es decir, crear patrimonio por medio de bienes inmuebles, y el otro es el ahorro para el retiro.

Cierto es que entre antes comiences tu ahorro para la vejez menor será el esfuerzo, así que si has sido previsor y desde tu primer trabajo destinas un porcentaje a este rubro, puedes relajarte un poco. Comprar casa no mermará tu retiro.

Pero, si tu consciencia de la jubilación llegó casi junto con tu deseo de comprar casa durante tu cuarta década, entonces debes ser precavido, analizar y planear con lupa tus finanzas a futuro.

Te decimos cómo lograr todo: la casa y el retiro digno.

¿Por qué me importa mi retiro?

Es un hecho, tu afore no te va a dar más del 30% de tu último sueldo para tu retiro y eso es probable que no sea suficiente para vivir tranquilo. El momento de jubilarse llega y pocos mexicanos están preparados; para la mayoría su alimentación, salud y satisfacción de necesidades básicas siguen siendo más importantes que el ahorro para el retiro.

El resultado de esta realidad es que pocos llegarán a sus 65 años con un patrimonio para no incomodar a los hijos con ayuda económica para las medicinas o los gastos de supermercado. Comprar una casa y olvidarte de tu ahorro para el retiro sería un error.

Llegar a la jubilación con casa pero sin un ahorro es un escenario poco alentador. ¿Cómo pagarás el mantenimiento de tu bien inmueble si no tienes ingresos?, ¿cómo cubrirás los gastos médicos que la edad implican?

Por esto es que pensar en el retiro es inminente. Hay que crear patrimonio para que no sufras a tus ochenta y tantos.

Mi casa, mi patrimonio

Tus cuatro paredes y tu techo son parte de tu patrimonio. Para muchos, su casa será una aportación importante a su jubilación, pues el día que se vende parte del dinero se puede utilizar para adquirir un bien inmueble más modesto y el resto para el retiro. Así que comprar casa a los cuarenta no debe dar miedo, no es sinónimo de descapitalizarse, al contrario, estás sumando a tu patrimonio, pero debes asegurarte de utilizar las herramientas correctas –una hipoteca perfecta para tu perfil como cliente- y tomar en cuenta el ahorro para el retiro. 

En general las entidades financieras  establecen que la edad del cliente sumada con el plazo de la hipoteca no supere los 75 años de edad del cliente.

Para tomar una hipoteca a los 45 y no mermar tu jubilación debes considerar lo siguiente:

1) Compra una casa para tus necesidades, que no sea muy grande, quizá debas sacrificar la casa de tus sueños por algo más pequeño que sea funcional y que con el tiempo el mantenimiento no sea un cargo económico terrible.

Piensa que esta será la casa en la que te vas a jubilar por lo que no es recomendable que ya en el retiro no puedas pagar tus medicinas porque el predial es muy alto o los costos de la luz son impagables para las mensualidades que recibes de tu pensión y tu ahorro.

2) Revisa que el plazo al que tomes la hipoteca no pase de los 15 años, para poderlo pagar antes de llegar a la edad de retiro, que son los 65 años.

3) Asegúrate que la mensualidad que vayas a pagar no interfiera con tu posibilidad de aportar algo a tu ahorro para el retiro. En este caso, expertos en finanzas personales recomiendan que entre todos los instrumentos de ahorro se destine un 10% del ingreso al retiro.

Las aportaciones que se descuentan del salario para el retiro son de alrededor del 2% de tus ingresos, hay que hacer un esfuerzo por incrementar este ahorro, sobre todo si se está más cercano a la edad de retiro.

4) Tomar una hipoteca a tasa fija para que no incremente el monto del pago con el tiempo.

5) Eventualmente podrías vender la casa que estás adquiriendo para comprar algo más pequeño y usar la plusvalía de la casa para tu retiro, así que asegúrate que esté en una zona atractiva.

Logra todos tu objetivos

Parte de hacer compras inteligentes es analizar todas las opciones y vigilar que al adquirir un bien inmueble no afectes el resto de tus ángulos financieros. Para lograr tus dos objetivos te proponemos lo siguiente:

1. Haz un presupuesto detallado de tus ingresos y egresos. Anota todos los gastos fijos y corrientes e incluye un apartado para sorpresas, como regalos inesperados o una visita inesperada al médico. Y claro, incluye el monto de ahorro para el retiro dentro de tus gastos fijos mensuales.

Ya que tengas esto podrás analizar con cuánto dinero dispones para pagar una hipoteca. Si crees que es poco, entonces empieza a recortar gastos presupuestados.

2. Si para el enganche vas a utilizar parte del ahorro que tenías para el retiro piensa si lograrás ahorrar más al mismo tiempo que pagas la hipoteca. Considera la posibilidad de una casa más pequeña. Recuerda que lo último que quieres es que en 20 años tengas una propiedad divina, pero no te alcance para el mantenimiento o los gastos personales con lo que ahorraste para la jubilación.

3. Haz un plan financiero en el que consideres las mensualidades de la hipoteca, tu ahorro para el retiro y demás gastos que tienes, incluye los seguros que vienen con la hipoteca y los propios. En otras palabras, el plan financiero es un presupuesto pero hecho por la vida del crédito, los 15 años que vas a pagar. Intenta que sea lo más detallado posible.

4. Analiza la posibilidad de hacer pagos adelantados si es que tienes ingresos extras como bonos o aguinaldos durante los primeros años del crédito para que logres tener tu casa pagada en menos tiempo del previsto. Pero, no utilices lo de tu ahorro para el retiro para los pagos adelantados, pues tienes dos objetivos distintos y ninguno es más importante que el otro.

Para lograr todas las metas hay que construir el hábito de revisar el presupuesto y seguirlo, y después la disciplina de no dejar de ahorrar para cuando ya no tengas ingresos fijos. Si logras esto, a tus 65 tendrás no sólo tu casa pagada, sino un buen ahorro para disfrutarla.

Comparte ésta liga: http://www.metroscubicos.com/shrt/0zvYDQ
"Las opiniones expresadas en los artículos y comentarios son responsabilidad de sus autores."
"Metros Cúbicos respeta la pluralidad de ideas y comentarios, en tanto no sean discriminatorios o lesivos a la identidad, raza, condición o dignidad de las personas."

Notas Relacionadas

Cuándo es bueno contratar un crédito hipotecario

El momento para tomar un crédito hipotecario depende más de ti, que de la economía en general...

La hipoteca no sirve sólo para comprar casa

Comprar una casa no es el único objetivo de un crédito hipotecario...

 
Arrastrame Arrastra esta imagen a tu Barra de Tareas para agregar este sitio ó da click aquí para agregar al menu de Inicio Cerrar